La etapa de la educación en la religión cristiana

En esta última etapa del proceso de iniciación en la espiritualidad la clave se concentra en ofrecer pautas encaminadas a la religión cristiana que asienten las bases para el posterior trabajo en los procesos iniciativos a la vida y a la celebración cristiana.

Todos los elementos citados en las etapas anteriores son complementados por la propuesta cristiana. Cristo es el camino que nos lleva a la unión con el Misterio, es decir Dios. Trabajar los procesos de pastoral y las acciones específicas que marca el cristianismo. En esta competencia entrarían en juego las distintas religiones y confesiones para llegar a la plenitud de la persona integralmente espiritual.

1. Los objetivos de la educación en la religión cristiana

En esta última etapa de la educación en la religión cristiana destacaremos los siguientes objetivos.

1. Depurar todos los ídolos y fetiches equivocados que se posean de la imagen de Dios, y conocer qué estructura conserva el cristianismo referente a su vivencia actual.

2. Practicar, situar y desarrollar los valores de la religión cristiana como son la paz, la justicia y todos los elementos que surgen de las bienaventuranzas.

3. Obtener experiencias fundantes que toquen el corazón de los niños, para que su creencia en el cristianismo no parta de unas obligaciones o cumplimientos de una moral o ética impuesta, sino de un convencimiento cierto y convencido de la adhesión a Jesucristo.

4. Ser capaz de entender, comprender, situar y experimentar las narraciones bíblicas no como relatos ciertos o una sucesión de datos históricos, sino como cuentos o mitos que ayudan a entender una vida experiencial de Dios en las personas que los escribieron. La magia e imaginación en esta etapa son importantes.

5.  Iniciar a los niños en el arte de la liturgia sabiendo que a través de ella las personas celebran los misterios divinos que están más lejos de donde pueden alcanzar las manos del hombre.

6. Al igual que en las etapas anteriores el silencio, la contemplación y la meditación son buenas, se debe practicar la oración para fortalecer la relación entre Dios y la persona de la que hablamos en el apartado anterior.

2. La habilidad espiritual en la religión cristiana

La habilidad de la búsqueda de la verdad se refiere a la capacidad del hombre por el misterio y la búsqueda de respuestas en ese sentido, la preocupación por la indagación, el planteamiento de cuestiones relativas a la fe, el sentido de la vida, la trascendencia, responden al interés por lograr la verdad. Es el espíritu crítico e investigador del hombre.

La actitud básica es el interés y la palabra clave, el conocimiento. El mensaje antropológico es el ansia por descubrir y saber. El mensaje cristiano es: «La verdad os hará libres» (Jn 8,32). La búsqueda de la verdad lleva al hombre a interrogantes cada vez más complejos sobre la vida, el cosmos y Dios.

CREEMOS

Material para educadores

© 2012 por ERA

  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page
  • Wix Google+ page
  • Instagram Social Icon